Las 50 Mentiras que Boicotean Tus Ventas – Parte 1

Si algo sobra a la hora de explicar la falta de ventas, son pretextos. Las hay para todos los gustos y opiniones, y si bien es cierto que no se puede decir que en algunos casos no sean una realidad, también es verdad que, a la hora de explicar la falta de ventas, a veces se deja volar la imaginación en exceso.

Pongámonos en el mejor de los casos, en ese en que la excusa tiene algo de cierto. El verdadero problema reside en NO hacer nada por solventar la situación. Por duro que suene, se puede afirmar que a veces se gasta más tiempo en justificar, que en buscar soluciones al problema.

No se puede esperar que todo salga redondo a la hora de cerrar una venta, así por cosa del azar. Ser vendedor requiere de jugar con una serie de condiciones que están dadas, y no con las que se esperan. No vale pasarse la vida justificándose con toda clase de historias sin argumento. Son muchas las excusas que se ponen por delante a la hora de explicar el fracaso en las ventas. Aquí van las cincuenta principales:

1. Los demás están tirando los precios

¿Y por qué no explicas bien a tus clientes la calidad de tu producto? Háblales en términos de valor. Por increíble que parezca, muchas personas están dispuestas a pagar más con tal de que la calidad del producto sea mejor.

2. No es el mejor momento

Las vacaciones, la época electoral, el comienzo del año, el final del mismo… Si queremos ver un “mal momento”, lo veremos allá donde nos lo propongamos.

3. Están acostumbrados a ese producto y no se casan con nadie

A los clientes hay que hablarles en cuestión de beneficios y explicarles lo que van a ganar si se quedan con nosotros.

4. No nos han dado la oportunidad de capacitarnos.

Pues si no te dan la ocasión, te la inventas. Contamos con la propia información de la empresa y con fuentes externas para capacitarnos a nosotros mismos.

5. Es que, ¡vaya inventario tiene el cliente!

En el caso de que el inventario sea propio, se evaluarán alternativas para incrementar la rotación. Si por el contrario es de la competencia, hay que estar atentos a la siguiente reposición.

6. No me responden el teléfono

¡Hay un millón de formas de contactar con el cliente! Pero en el peor de los casos, habrá que dirigir nuestros esfuerzos hacia otro objetivo. Clientes potenciales hay por todos sitios.

7. Es que el cliente tiene amistad con la competencia

Pues ya sabes lo que tienes que hacer: hacerte su amigo tú también. Establece relaciones con tus clientes, generando un valor incluso antes de la venta.

8. Es que sólo se fijan en el precio

Esto sucede por no resaltar lo suficiente la diferencia. Si ven que un producto se puede sustituir fácilmente por otro, te conviertes en uno más.

9. Esta zona no es la mejor para vender

Las circunstancias económicas del lugar varían en función del momento. Es algo que forma parte del funcionamiento de un mercado. Esta es sólo una excusa.

10. El cliente no puede permitírselo

Si al cliente le interesa, encontrará la manera. Por lo que desistir no es una opción, convéncelo.

11. La competencia da más margen porcentual

Esto no significa que sea la opción más rentable para el cliente. No vale de nada un gran margen sobre un producto que se vende poco.

12. ¡Es que no ves lo alto que están los precios!

Los precios en sí no es el problema, sino que éste reside en los recursos y las herramientas disponibles para lograrlas.

13. Precio caro, pero sin excederse

Si te preocupa cuánto puedes cobrar por tus diferenciales, la respuesta está en que debes monetizar tanto estos como los beneficios.

14. Nosotros somos un commodity

¿Es por eso que lo único que importa es el precio? Para convertirse en commodity, hay que verse a sí mismo como tal. La comoditización” es tan sólo un estado que se crea en la consciencia.

15. ¡No hay producto!

En ocasiones falta abastecimiento, y hay que vender a pesar de todo. Pero esto no es algo que no se pueda solucionar informándose antes un poco de lo que hay y de lo que no.

16. La competencia no cesa de hacer regalos

Deja de luchar contra eso, porque no puedes hacer nada. Siempre va a existir quien quiera comprar al mercado. Mejor céntrate en tus diferenciales y en el valor que genera.

17. Nos falta un experto en marketing

Este pretexto es totalmente nulo. Si algo sobra a día de hoy es formas de promocionarse.

18. Tengo que vender o llenar reportes

Por el contrario, tienes que hacer ambas cosas a la vez. La solución es simplificar los procesos y no escudarte en la falta de tiempo.

19. Vaya zona que me ha tocado…

Claro está que, de ser fácil, ya se la hubieran dado a otro. Es el momento de demostrar tus capacidades.

20. Entre tú y yo: el producto no es tan bueno

Si tú no crees en lo que vendes, ¿qué vas a transmitirle a los clientes para que ellos sí lo valoren?

21. ¡No me doy abasto con todo el mercado!

Aprende a organizarte. No te van a asignar algo que sepan que no se puede hacer, eso dalo por seguro. Al igual que tú, ellos tampoco quieren perder el tiempo.

22. La culpa también es de los otros departamentos que no colaboran

Si bien es cierto que tiene que haber una buena comunicación entre las diversas áreas, cada una tiene su cometido.

23. Nadie compra lo mismo

Hay momentos peores y mejores, pero siempre hay que hacer todo lo que se pueda para obtener los mejores resultados posibles.

24. No buscan nuevas opciones

Los clientes no se niegan a nuevas opciones. El problema es que no te vean como una nueva opción. ¿Qué puedes hacer al respecto?

25. El negocio se ha ido a la quiebra

Los negocios no caen por sí solos, siempre existen factores que ayudan. Esto es: falta de información o de seguimiento, la no viabilidad… La mala suerte no irrumpe en este ámbito.

Así que ya sabes, tienes 25 pretextos o la opción de enfocarte y mejorar todos los días para ser el mejor vendedor. La próxima te entrego los otros 25 justificativos que utiliza el emprendedor para no vender.