¿Sueñas con independizarte y aún no sabes en qué emprender? ¡Te decimos cómo crear ideas innovadoras!

Creatividad y persistencia, son palabras que se usan cotidianamente en el argot emprendedor. Le preguntamos ¿qué es creatividad? a tres emprendedores que están buscando poner en marcha sus respectivos negocios, y todos respondieron que eran ideas locas o espontáneas. Cuando les preguntamos ¿qué es persistencia? dijeron que insistir y no claudicar con tus ideas.

Curiosamente, hemos confundido la creatividad con la errónea decisión de proponer soluciones simples y preconcebidas a problemas complejos que son ocasionados por múltiples factores. También a la persistencia con la necedad y el bloqueo mental para no indagar en más posibles soluciones a un problema. Hay muchos ejemplos de emprendedores con esta situación.

La idea de Ana G., una emprendedora que decidió desarrollar toallas femeninas reciclables, parecía interesante y prometía resolver el problema de la cantidad de desechos ocasionados por la producción y consumo de esta industria. Ella decidió preguntar a varias amigas sobre esta propuesta y todas dieron referencias a diversas empresas que ya lo estaban haciendo, pero también le comentaron distintos ejemplos de cómo las toallas reciclables ocasionaban problemas de higiene, un mayor uso de agua, etc.

Como no podía ser de otra forma, Ana dio una larga lista de excusas para defender su amada idea. Se sintió ofendida y atacada. Su idea, que había llegado en un momento de inspiración, estaba siendo “saboteada”, desde su punto de vista. Por supuesto que no tomó en cuenta ningún comentario y siguió con el proyecto.

Los efectos nocivos de la fijación mental en la innovación

La fijación mental es la capacidad natural del cerebro para crear una idea y construir un complejo sistema alrededor de ella. Las fijaciones nos limitan y nos convierten en personas inflexibles y estructuradas, incapaces de generar nuevas alternativas a menos que hagamos un esfuerzo consciente para ello. Es por esta razón que los emprendedores suelen estar muy a la defensiva cuando reciben críticas sobre su idea o proyecto. Idealizamos de tal manera esa idea, que se convierte en una obsesión, en una “fijación mental”.

El sesgo de confirmación

Una vez que hemos fijado una idea o solución a un problema, esta se incuba gracias al sesgo de confirmación. El psicólogo y premio Nobel, Daniel Kahneman, ha analizado este tipo de sesgo y sus implicaciones en la toma de decisiones empresariales.

Esta actividad natural del cerebro se basa en absorber toda la información disponible que confirma tu idea y rechazar toda aquella que la contradice. Seguramente Ana aceptaba toda buena crítica de sus ideas, pero rechazaba la información o retroalimentación que la refutara. Pero, ¿qué implicaciones tiene esto para el emprendimiento?

Hay una máxima: tomar decisiones de mejora o cambio de rumbo basadas en evidencia que nos arrojan los experimentos. ¿Cuantos emprendedores tomarían la decisión de cambiar de manera radical su idea si los experimentos les muestran datos negativos sobre la eficiencia de su idea? Seguramente pocos.

Cuando le preguntamos a los emprendedores que conocemos ¿qué evidencia tienes de que esto funcione? Usualmente responden, “ninguna, te lo aseguro porque lo digo yo”. Esto es uno de los grandes factores por los cuales un emprendimiento se vuelve más riesgoso y es más probable que fracase.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Una frase lo resume, “debemos ser impacientes para solucionar el problema, pero pacientes para encontrar la mejor solución”.

  • Balancea tu persistencia con la flexibilidad mental. Haz un esfuerzo consciente para evitar ser poco flexible en cuanto a descubrir un set de soluciones alternas. Pregúntate constantemente: ¿Es esta la mejor idea o solución al problema que quiero resolver? ¿Qué otras alternativas podríamos encontrar y probar?
  • Enamórate del problema, pero no de una idea. Se consciente de que todo viaje emprendedor inicia con un problema, no con una idea que surgió de un momento de inspiración.
  • Recibe con gratitud cualquier comentario negativo sobre tu idea e indaga si hay más información al respecto.
  • Toma decisiones basadas en diversas fuentes de información. Lleva a cabo experimentos y, aún más importante, toma decisiones basadas en la información resultante.

Estas recomendaciones te ayudarán a idear productos, servicios y soluciones con base en lo que realmente necesitan los consumidores o la industria, sin imitar o replicar lo que ya existe en el mercado y que podrían encaminar tu emprendimiento al fracaso.