Tips para equilibrar negocio y familia

¿Qué es lo que te hace sonreír más al final del día, una gran venta o la risa de tu hijo/a cuando juegan juntos? La mayoría de la gente no habla de los sacrificios que tienes que hacer y de la importancia que debes dar a cada cosa. El truco para ser un gran emprendedor y un gran padre es darle a tu negocio y a tu familia el 100 por ciento de tu atención y tiempo. Puede sonar imposible pero aquí hay algunos tips que pueden funcionar:

1. Ten una rutina pero con horarios flexibles. Los niños tienen un horario regular, pero tu trabajo requiere que le dediques mucho tiempo, a veces hasta altas horas de la noche. Que sea una prioridad pasar tiempo con tus hijos durante el día. Puedes reponer el tiempo trabajando cuando los demás están durmiendo, porque no necesitas muchas horas de sueño. Encuentra tu propia estrategia para mantener una rutina con tus hijos mientras terminas todo el trabajo.

2. Pon primero a tu familia, pero entiende que tendrás que hacer sacrificios en tu negocio. Aunque tu familia es mucho más importante, ciertas situaciones requieren de tu atención en tu negocio. Aprende a reconocer aquellas verdaderas emergencias cuando tu empresa necesite de toda tu atención.

3. Debes estar presente para tus hijos. Pasa mucho tiempo con tu familia. ¿Qué importa si te pierdes una junta con un cliente, para atender a la graduación del kinder de tu hija? Cuando trabajes en exceso pregúntate “¿Por qué elegí tener hijos si no iba a estar ahí para ellos?” Eso te ayudará a ordenar tus prioridades.

4. Capacita a tus empleados y delega. Darle prioridad a tu familia significa que tal vez no estés en el trabajo para cada junta o decisión importante. Capacítalos para que todos se sientan a gusto haciendo múltiples trabajos.

5. Evita el cansancio en exceso. Es esencial hacer tiempo para uno mismo. Elige uno o dos días a la semana a una hora específica, para hacer algo que te emocione. Es difícil hacerte cargo de tus hijos o de tu propio negocio si estás exhausto. No sólo te relajes, haz algo que te apasione. Perseguir tus intereses, especialmente a cierta hora, hace que lo esperes con ansias y te dará energía para el resto del día.

6. Ayuda a tu equipo a evitar el agotamiento. Necesitarás apoyo de tus empleados para darle prioridad a la familia, así que asegúrate de que se sientan valorados. Organiza viajes de fin de semana para los que llegan a sus metas de ventas. Este incentivo es bueno para tu objetivo final y para mantener la emoción en la oficina.

Si el dinero y la libertad personal son prioridades para ti, comenzar una familia y tener una empresa al mismo tiempo puede que no sea la mejor idea. Tener hijos es un trabajo duro, especialmente si quieres ser exitoso al mismo tiempo. Ser un padre comprometido afectará tu negocio y ser dueño de un negocio tendrá un efecto en tu familia. Tendrás menos tiempo para todo.

El emprendedurismo y la paternidad han enriquecido muchas vidas. Aunque cada uno requiere de ciertos sacrificios, puedes quitar el dolor estableciendo tus prioridades y planeando tu tiempo.